Daniel López descubre el potencial artístico y la belleza del paisaje de los cielos de Canarias

unnamed-1
Descubrir los espectaculares cielos de las Islas Canarias y sus paisajes como nunca antes ha podido percibirlo el ojo humano. Éste es uno de las premisas de la exposición “El Cielo de Canarias”, selección de las mejores obras del astrofotógrafo Daniel López, muchas realizadas para esta muestra, producida por el Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología, cuya dirección recae en Rita Enma Hernández. La muestra, que se inaugura a las 20.00 horas el martes 18 de febrero, dentro de este espacio museístico, propone un viaje a través de los soportes fotográficos y vídeos por las cielos insulares capturados desde Gran Canaria, Tenerife o La Palma en una combinación mágica de belleza estética, ciencia y las más novedosas propuestas tecnológicas aplicadas a la fotografía.

“El Cielo de Canarias” es una selección de los 17 mejores trabajos fotográficos de Daniel López (Huelva, 1976), andaluz afincado hace más de ocho años en Canarias, que, con su cámara, es capaz de captar lo que de otra forma escaparía al ojo humano. En dieciséis ocasiones la NASA ha escogido alguna de sus imágenes -13 fotografías y tres vídeos realizados con la técnica timelapse- como APOD (Imagen Astronómica del Día) y son innumerables las ocasiones en las que revistas especializadas han publicado sus fotografías.

Para esta ocasión, el experto en fotografía nocturna incluye obras fotográficas realizadas desde la cumbre de Gran Canaria, y aunando, gracias a largas exposiciones de la cámara enfocando el cielo, la “perfección técnica” en la imagen y la “emoción” del paisaje.

Algunas de estas extraordinarias piezas fotográficas consiguen captar la densidad plástica de la Vía Láctea, la viveza de un almendro en flor acompañado de la inmensidad del universo a su espalda o el recorrido circular realizado por una estrella creando la estampa propia de un cuadro impresionista. El astrofotógrafo eleva sus piezas a la categoría artística, no sólo por su consideración de “únicas” –nadie podría captar ya una igual-, sino también porque juega a resaltar con belleza inusitada la naturaleza canaria iluminada con extraordinaria originalidad por la luz nocturna de los cielos canarios.

“La altura de sus cumbres y la transparencia y estabilidad de su atmósfera hacen que la luz de los objetos celestes llegue a nuestros ojos con una calidad de la que pocos lugares del planeta pueden disfrutar”, explican los responsables del Museo Elder, quienes enfatizan: “un cielo que, incluso, está protegido por ley”.

Espectaculares obras fotográficas completadas con las imágenes tomadas desde los observatorios del Instituto de Atrofísica de Canarias (IAC) en Tenerife y La Palma, permitiendo al autor reflejar el contraste hipnótico entre la apabullante maquinaría de ingeniería frente a la inmensa constelación retratada. Destaca el Gran Telescopio Canarias (GTC), el mayor telescopio óptico del mundo con un espejo principal de 10 metros de diámetro, situado en La Palma.

Daniel López conoce bien estos espacios cuando hace ocho años decidió trasladarse desde su puesto de ingeniero de Sevilla a Tenerife para trabajar en el IAC y desarrollar, paso a pasa, un trabajo fotográfico del universo, que ahora asombra al mundo como demuestra su web www.elcielodecanarias.com, página de internet con más de dos millones de visitas y miles de seguidores en las redes.

El autor ha querido que la muestra se complete con una fotografía tomada en Islandia de la aurora boreal y con seis espectaculares vídeos, proyectados todos al mismo tiempo en distintas pantallas, realizados con al técnica timelapses. Esta técnica – captura de fotografías fijas a determinados intervalos de tiempo y unidas en post-producción acelerando sus velocidad a 25 fotos por segundo- permite que el lento ritmo diario de las estrellas de paso a una danza trepidante, las nubes se convierten en mares con su propio oleaje y la Vía Láctea barre el cielo.

Con la fotografía de Daniel López, los instantes se convierten en minutos, la tímida luz de los astros es atrapada y los paisajes, antes oscuros, posan como modelos arropados por el firmamento.

En las escenas nocturnas se usan tiempos de exposición elevados, isos altos y objetivos muy luminosos para captar los colores de la noche. La Vía Láctea, las estrellas, zonas de gas y polvo son visibles con esta técnica mostrándolos a todo color y contraste. Para grabar pocos segundos de escenas nocturnas son necesarias muchas horas, incluso una noche completa. Con ello logramos ver lo que ocurre en una sola noche, la Vía Láctea, constelaciones o la Luna cruzando el cielo.

Algunas de las escenas están grabadas con movimientos muy suaves en forma de travellings entre las rocas o elementos del paisaje. Para ello se usan sistemas donde se colocan las cámaras y son movidas de forma automática a lo largo de horas mientras toman exposiciones del cielo. Con ello se consigue un resultado aún más impresionante, un aspecto casi tridimensional del paisaje mientras la cámara se mueve y recoge el movimiento aparente de las estrellas en el cielo.

Author: J.A.D

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *